Normal view MARC view ISBD view

  La pintura encarnada

Didi-Huberman, Georges
Other(s) author(s) : Balzac, Honoré de, [egile] ; Arranz, Manuel, [itzultzaile]Language : SpanishValencia : Pre-textos : Universidad Politécnica de Valencia, D.L. 2007219 orrialde ; 21 cm(Ikus) Testua: bitartekorik gabeSeries : Correspondencias (Pre-Textos)ISBN : 978-84-8191-790-1 ; 978-84-8363-108-9.Painting -- Philosophy | Painting -- Aesthetic |
Tags from this library: No tags from this library for this title. Log in to add tags.
Ikasi Gozatu
Current location Collection Call number Status Date due Barcode
Tabakalera-Ubik
Orokorra / General
Tabakalera 41 DID pin (Browse shelf) Available 639365

Bibliografia: 203-219 orrialdeetan.

Liburuan:
Estos "pensamientos sueltos" sobre la pintura tienen un hilo conductor: una lectura de la Obra maestra deconocida de Balzac, relato que funciona como un mito y admite una multiplicidad de acercamientos. Mito sobre el origen, los medios y el carácter extremo de la pintura. De todo esto es de lo que se trata en esta obra.
Partiendo de la "exigencia de la carne" que recorre todo el drama del pintor Frenhofer, se esboza una especie de historia: la del problema estético del encarnado en pintura, desde Cennini hasta Diderot, Hegel, o Merleau-Ponty. Ahora bien, este problema pone en juego el estatus mismo de la relación que mantiene la pintura figurativa -un plano, unos colores- con su objeto -una piel, unos humores-. Esta relación se analiza como una "alienación", una pérdida respecto a la cual las nociones de objeto y sujeto en pintura no conseguirán estabilizarse nunca.
Si el objeto de la pintura -la piel- se pierde irremediablemente en el plano, ¿qué es lo que queda? Queda un destello, que el relato de Balzac pone en escena de una manera precisa y turbadora. Este destello es doble: es detalle, hieratización: la punta de un pie de mujer, "vivo", aunque marmorizado. Y es lienzo (según la palabra proustiana), es decir la violencia propia y casi táctil de un momento de puro color. Violencia que lleva al pintor a exclamar "¡Nada, nada!" mientras contempla su cuadro. Violencia que arrastra al pintor a su suicidio. Distinguir conceptualmente el detalle y el lienzo depende aquí de un proyecto y de un cuestionamiento: ¿cómo hablar de la pintura hoy día, entre la teoría semiótica, el psicoanálisis, y la exigencia de una fenomenología?

Jatorrizko izenburua: La peinture incarnée (1985).

There are no comments for this item.

Log in to your account to post a comment.

Click on an image to view it in the image viewer


If you liked this, you may be interested